sábado , 21 septiembre 2019
Inicio » Opinión » Tlaloc visita a Trump y se hospeda en el Medio Oeste norteamericano

Tlaloc visita a Trump y se hospeda en el Medio Oeste norteamericano

ANTONIO OCHOA. EL ECONOMISTA.

Buen día conjugado en todos sus tiempos, nuevamente mucho gusto en saludarte y si me permites arrancamos tocando tierra corriendo porque así nos han traído estos mercados agrícolas una vez que Tlaloc llegó a visitar el Medio Oeste estadounidense y no se quiere ir. Lluvias torrenciales y espacios intransitables han hecho todo tipo de catástrofes en este ciclo agrícola norteamericano.

Más de seis años tenían los Farmers sin batallar seriamente con el clima, una racha larga de tiempo sin que el clima les afectara de manera importante, y esa racha se rompió y lo que nos queda es determinar el efecto real del siniestro.

Los agricultores norteamericanos tenían la intención de sembrar 92 millones de acres con maíz, y producir un total de 377 millones de toneladas; sin embargo, las lluvias interminables fueron retrasando las labores de siembra hasta un punto casi irreversible en donde llegaron las fechas límites de siembra que imponen las aseguradoras obligando a que mucha del área planeada para la siembra tuviese que ser abandonada, en esa zona estamos ahora, tratando de determinar la superficie perdida y el potencial daño al cultivo.

En lo que encontramos las respuestas, el mercado se encarga de atar las más bajas pasiones con las más altas expectativas y así es como se pasa de un mercado altamente ofrecido y bajista por exceso de abasto a un mercado carente de cuantificar el daño a la oferta.

Estamos en una tendencia alcista y que, además de todo, muestra ciertas particularidades muy puntuales. Vemos que en particular las zonas más lastimadas están siendo Ohio, Indiana e Illinois, el corazón del lado oriental del cinturón productivo, estos estados normalmente surten el sureste y el atlántico de EU donde hay un consumo pecuario importante. La incapacidad de que estas zonas de demanda sean abastecidas por sus rutas de logística tradicional está empujando al precio del maíz a zonas altas de precios y la fiesta apenas empieza.

El primer misterio será realmente determinar la cantidad de tierra perdida, luego, qué clima imperará en el verano, si es que algún día llega, de momento seguimos teniendo temperaturas bajas, cielos nublados y excesos de agua que no ayudan mucho a que el cultivo florezca. La siembra tardía ha empujado a que el maíz esté expuesto en la época de floración a los potenciales calores más extremos y si eso no es suficiente, la llegada de una helada temprana también será una amenaza, ese es el tipo de ciclo agrícola que tenemos en este momento y gracias a lo anterior y regresando el ángulo de la demanda, muchos usuarios pecuarios están teniendo que ofrecer primas más caras para traer maíz de estados más distantes y no sólo estados, también países.

Brasil y Argentina podrían terminar abasteciendo maíz a esta zona una vez que en Sudamérica han tenido una cosecha impresionante de maíz. El resto del mundo tiene capacidad de abasto y la demanda no está creciendo tempestuosamente, la fiebre porcina africana es una tragedia que en términos reales ha frenado el uso de granos y oleaginosas en China y algunos vecinos, situación que nos hace entender la naturaleza de este rally.

Los norteamericanos, al no saber cuánto van a producir, cierran el almacén en lo que determinan el daño real. No hay cosa más cara que la que no se tiene, así que los usuarios hacen fuerte la puja y tratan de arrancar inventarios de almacenes cerrados a billetazos, eso lógicamente calienta el mercado de físicos, las primas se elevan y al hacerlo afectan los pases o spreads. Lo anterior se refiere a la diferencia en las cotizaciones en diferido, para el caso el precio de julio referente al precio de septiembre o de diciembre.

El mercado por naturaleza tiende a mostrar un acarreo, y eso es que las posiciones a diferido deben ser más altas que las inmediatas. Se paga almacenamiento y gastos financieros; pero, cuando el mercado tiene un problema de abasto, o una demanda en urgencia, las cotizaciones diferidas tienden a un inverso, eso es que hoy es más caro que mañana porque el producto se quiere hoy.

Esta condición es la que vemos hoy, los diferenciales entre julio y septiembre pasaron de un acarreo de 3 dólares a 1 dólar (dato cambiante de manera constante). El mensaje es claro, un mercado que tiende a estar invertido es un mercado alcista.

A lo anterior agreguemos el tema geopolítico y consideremos que China y EU están en frontal enfrentamiento y que ahí vienen más amenazas comerciales a México desde la Casa Blanca. Los agricultores de EU no sienten lo duro, sino lo tupido, por un lado, no pueden sembrar, luego no saben cómo le va a ir a lo sembrado y si lo anterior no es suficiente, sin China a bordo, cuesta trabajo, pero no más trabajo que con México potencialmente ausente.

El gobierno de México ha sido prudente en la respuesta; sin embargo, si la Casa Blanca se pone más astringente, posiblemente una política espejo aplique y eso le pondría un castigo más a los Farmers vía aranceles a  importaciones agrícolas. En el inter, los chinos sin cárnicos en escala y el maíz subiendo por encima del aguante natural de márgenes nos tienen deshojando la margarita en lo que entendemos cómo y cuánto se producirá en Norteamérica.

¿Qué tal el recorrido? Quedo a las órdenes para seguir ampliando tus dudas, quejas o angustias.

Ánimo.

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *