martes , 10 diciembre 2019
Inicio » Noticias » Estatales » Trabajadores agrícolas explotados por la “Pisca”

Trabajadores agrícolas explotados por la “Pisca”

GABRIEL GÓMEZ RODRÍGUEZ. EL DESPERTAR.

ZITÁCUARO, Michoacán. El término deriva del náhualtl pixca, que significa: cosechar, coger lo sembrado, recolectar el fruto, cultivar las tierras, lo que deriva en trabajo para jornaleros agrícolas, que viven en condiciones de pobreza extrema.

Muchos de ellos perciben 200 y 250 pesos por día y en ocasiones sus jornadas alcanzan más de 8 horas diarias, lo que se traduce en sobre explotación. Además, no cuentan con protección y carecen de alimentos.

Al final de la jornada los trabajadores salen hambreados y cansados, mientras tanto, sus niños o hijos, están siendo abandonados o relegados y pasan a segundo término. Lo cual se ha convertido en un serio problema social, que muchas comunidades de Zitácuaro presentan por violaciones y abusos en sus derechos.

Madres de familia que no tienen con quien encargar a sus menores, también son llevados al trabajo del campo; no obstante, a los niños no los cuentan en la paga, según pudo constatar “El Despertar” en un sondeo hecho a agricultores, incluidos padres y madres de familia.

Ellos llevan a sus hijos para que ayuden a llenar las cubetas de frutas, entonces los pequeños se convierten también en jornaleros. Para algunos es un panorama triste, el ver que los infantes participan en la recolección de frutos, como zarzas, guayabas, aguacates, berries o frutos rojos, según sea la temporada. Acuden incluso menores de 3 y 4 años.

Por otro lado, a este panorama se le suma que los recursos obtenidos no son distribuidos en el hogar, se disuelven en el camino; ya que, en cada lugar hay una pequeña cantina, un centro de vicio. Esto hace que sus ganancias se diluyan o sean tiradas, no se aprovechan sus recursos y son explotados de un lado a otro. Es el cuento de nunca acabar, viven algunas familias como indigentes.

De acuerdo a especialistas en brindar orientación sobre programas sociales, los recursos económicos deberían servir para comprar alimentos de la canasta básica, ropa, calzado y otros articulos de primera necesidad, pero en el hogar se carece de ello.

En la actualidad hombres o mujeres se van a las tiendas locales, en las mismas comunidades, y se les aprecia con sus atuendos autóctonos tomando cervezas. Ha habido muchos talleres de empoderamiento regionales, pero se ha confundido el rol, entonces ellas llegan y golpean al marido. Antes era su pareja el que las golpeaba, ahora son ellas las que toman y reprimen, además inducen a sus jóvenes y a los pequeños.

Se habla de que la mujer no debe ser violentada, pero a veces los papeles se han invertido, la mujer es el eje del hogar y debe ser un ejemplo para sus hijos, al igual que el padre, señaló una especialista en temas de atención familiar.

Cabe subrayar que el gobierno federal ordenó la desaparición del único programa de apoyo a los jornaleros agrícolas, lo cual representaba la única ayuda a trabajadores del campo. Ellos han sido expuestos a ser víctimas de abusos, que van desde irregularidades en el pago de sus salarios, jornadas laborales superiores a las ocho horas y condiciones de explotación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *