Inicio » Noticias » Estatales » Transgénicos son una amenaza real: Ruiz Lang

Transgénicos son una amenaza real: Ruiz Lang

El Sol de Sinaloa.

Gustavo Ruiz Lang, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana.Foto: Cortesía.
Gustavo Ruiz Lang, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana.Foto: Cortesía.

CULIACÁN, Sinaloa. El uso de organismos genéticamente modificados es una amenaza real para la biodiversidad y la soberanía alimentaria, toda vez que al utilizarlos se caería en graves problemas como los monocultivos, hecho que perjudicaría directamente a los suelos agrícolas, aseguró Gustavo Ruiz Lang, profesor investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Al participar como ponente dentro del Quinto Congreso Internacional de Avances en Producción Animal, evento del cual la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) es sede, destacó que, de no dar marcha atrás en el uso de transgénicos en la agricultura, la situación se volvería irresponsable, toda vez que otros elementos importantes de impacto negativo sería lo relativo al medio ambiente, como es la aparición de resistencias en insectos, la pérdida de biodiversidad, el aumento de productos químicos empleados y las repercusiones indirectas sobre la salud y producción de alimentos.

Ante investigadores provenientes de México, Holanda, Cuba, Alemania y Argentina, así como estudiantes de la UAS, Ruiz Lang expuso que la rápida expansión de los cultivos modificados genéticamente en algunas partes del mundo contrasta con el poco conocimiento que tenemos en la actualidad de su impacto socio-económico, a la salud y en el medio ambiente.

Destacó que sobre los mecanismos biológicos permanecen muchas incógnitas y nadie es capaz de predecir todos los efectos de la inserción de un gen en un organismo extraño, sobre todo cuando este se libera al medio ambiente.

Enfatizó que existen alternativas viables y prácticas a los cultivos transgénicos que casi invariablemente resultan más baratas, más accesibles, más productivas en ambientes marginales y más aceptables social y culturalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *