Inicio » Opinión » Un decreto para proteger el Mar de Cortés

Un decreto para proteger el Mar de Cortés

CARLOS VELÁZQUEZ. VERANDA. EXCÉLSIOR.

Poco políticos como Carlos Mendoza Davis, gobernador de Baja California Sur (BCS), saben perfectamente que si en el futbol el “último minuto también tiene 60 segundos”; el último día de un sexenio tiene 24 horas para ejercer el poder.

El comentario viene a cuento, porque este político panista consiguió en una cena, el 30 de noviembre de 2012, que el entonces presidente Felipe Calderón aceptara firmar el decreto a través del cual La Balandra fue decretada Área Natural Protegida (ANP).

También es verdad que hace unas semanas el gobernador Mendoza Davis y algunos miembros de su equipo se reunieron con el secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, en donde este último le comunicó el interés de la Federación, para convertir a la totalidad del litoral de la Península de Baja California en ANP.

La filtración de esta información ha ocupado espacio en medios estales y otros de la Ciudad de México; aunque en aquel estado no hay un dato verificable sobre el decreto, si es que en realidad el ejecutivo lo pretende firmar.

Obviamente los miembros de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera ya se han manifestado en contra de la medida, pues afectaría directamente la pesca comercial.

Así es que mientras ellos se esfuerzan por explicar cuáles son las diferencias entre las artes de pesca permitidas, las prohibidas y la pesca furtiva todavía no se conoce un borrador del ordenamiento.

Mendoza Davis se ha mantenido a la expectativa y en una reunión pública con legisladores y miembros de su gabinete en La Paz, les recordó que sólo el Presidente de la República tiene la facultad para decretar una ANP.

Él sostuvo en esa reunión que más allá de su posición personal se mantendrá atento para defender la perspectiva de la mayoría de los ciudadanos de BCS.

En el camino, la imaginación popular crece y hay quienes ven detrás de esta medida la mano de Christy Walton, una de las herederas del imperio Walmart, quien además es la mujer más rica del mundo y vive hace años en La Paz.

O la de Lucía Frausto, quien comanda un observatorio ciudadano que se llama ¿Cómo vamos La Paz?; además de que es hermana de la próxima secretaria de Cultura,
Alejandra Frausto, activista en temas ambientales y cercana a la señora Walton.

Lo importante es que en la decisión que tome el gobierno federal, si el presidente Enrique Peña firmara el decreto, se hayan analizado aspectos tan importantes como que no inhiba las inversiones turísticas futuras.

O que se preserven las fuentes de trabajo de los pescadores, sin que se siga depredando el Mar de Cortés.

Por lo pronto, hay más de especulación que hechos verificables.

Pero si la historia de La Balandra es motivo de orgullo para los paceños, ahora sería importante que un decreto que involucraría a la península de Baja California, y al menos a cinco estado, no se firme horas antes de que arranque el nuevo gobierno y menos sin una discusión que considere tantos ángulos complejos.

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *