Inicio » Noticias » Estatales » Ciudad de México » Un error quitar aranceles a alimentos: María Rosa Márquez

Un error quitar aranceles a alimentos: María Rosa Márquez

JOSÉ LUNA. EL SOL DE MÉXICO. La política del Gobierno federal de quitar los aranceles a productos para contrarrestar una crisis alimentaria provocada por intereses de grandes transnacionales como Monsanto, no resolverá en nada el problema en México. “Es completamente errática”, aseguró María Rosa Márquez Cabrera, titular de la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades del Distrito Federal.

La funcionaria capitalina invitada a participar en el programa radiofónico En la Mira, conducida por Eduardo Andrade y en esta ocasión por las comentaristas Nidia Marín y Bety Pérez, advirtió también que en 15 años nuestro país como otras naciones del tercer mundo habrán perdido la soberanía alimentaria.

Esto debido a que -aseguró- las compañías trasnacionales que impulsan la producción de semillas mejoradas genéticamente buscan principalmente tener el control general para la generación de bioenergéticos como es el etanol.

Al contrario, dijo, esas medidas no van a ayudar a los productores. “Eso lo vamos a ver, no ayudará a frenar la carestía de los alimentos”, y enseguida hizo referencia a que el pasado viernes el precio del arroz era de 7 pesos el kilo y en la presente semana subió a 14 pesos.

Ratificó que para el Gobierno del DF la situación es una crisis provocada en dos sentidos por los grandes intereses internacionales que tienen que ver con producción de semillas y granos transgénicos para que la nación pierda definitivamente la soberanía alimentaria y depender de su producción exclusivamente.

Y, por otro lado, a que la política gubernamental está obedeciendo a necesidades que no son las de nuestro país como la misma producción de bioenergéticos y que tienen que ver con un problema de prioridades ajenas, aunado a las acciones de acaparamiento y de distribución.

Al respecto, destacó que hace unos meses vivimos una crisis sin que hubiera ninguna medida ni castigo para los especuladores, “por eso decimos que son totalmente erráticas las medidas anunciadas por el presidente Felipe Calderón”.

Márquez Cabrera manifestó que lo que se tiene que hacer es incentivar la producción de alimentos y reconocer que hay distintos tipos de campo en nuestro país, muy diferente al exitoso de grandes extensiones de los productores en países desarrollados.

Detalló que en el país, en promedio el 80 por ciento de los productores son minifundistas con no más de cinco hectáreas, y que la realidad en el Distrito Federal es que tienen de 2 a 3 hectáreas.

Tras señalar que en el DF existen130 mil hectáreas de las cuales 88 mil son suelo de conservación y en 33 mil hectáreas se buscará impulsar el suelo rural, comentó que complica la problemática la importación de abonos químicos, los cuales están muy caros, “carísimos, además de que se ha duplicado el costo de los insumos para el campo.

De la misma forma indicó que lo que se debe apoyar es la producción orgánica y la biofertilización a través de acciones y modificaciones en la política de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa).

“La exigencia y el compromiso de productores y autoridades era simplificar las reglas de operación para facilitar el acceso a los recursos, deben bajar costos de los programas y el encarecimiento de los créditos para el campo”, apuntó.

Hizo énfasis al señalar que el Gobierno del DF impulsa modestamente una política integral de producción de maíz desde el año pasado, respondiendo en primer lugar a los requerimientos de los productores para que lleguen apoyos acordes a los tiempos respetando los ciclos agrícolas, y no tres, cuatro, cinco meses después.

“Afortunadamente llegamos a tiempo en ese programa de incentivar en principio mil hectáreas para la producción de maíz, también con fertilizantes y semillas mejoradas”.

Habló de que otros programas tienen que ver con el impulso del turismo alternativo para que la gente conozca la riqueza existente, donde hay mucho que ver y disfrutar, ambiente sano como en el Ajusco, allá por los Dinamos; en las delegaciones Magdalena Contreras; Tlalpan, Milpa Alta, Cuajimalpa, Xochimilco, entre otras.

En otro punto, reconoció que servidores públicos sí incurren en situaciones de discriminación en población migrante de otras entidades negándoles el acceso a servicios de salud, vivienda y alimentación, por lo que aplaudió la instrumentación por parte de este gobierno de Marcelo Ebrard con traductores de la lengua náhuatl, que en el DF lo hablan como un segundo idioma alrededor de 30 mil personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *