Inicio » Noticias » Nacionales » Urge plan integral para atender abasto, inundaciones y recuperación de agua en la CDMX

Urge plan integral para atender abasto, inundaciones y recuperación de agua en la CDMX

BOLETÍN DE PRENSA SENADO DE LA REPÚBLICA.

Expertos deben analizar abasto suficiente del vital líquido, inundaciones y reciclamiento de agua de lluvia.

La senadora Beatriz Paredes Rangel hizo un llamado a la Comisión de Zonas Metropolitanas y Movilidad y a la de Ciencia y Tecnología, del Senado, para que realicen un seminario de expertos que analicen la problemática del abasto suficiente de agua en la Ciudad de México, inundaciones y el reciclamiento de agua de lluvia.

Aunado a ello, la senadora del PRI solicitó a la Cámara de Diputados y al primer Congreso de la Ciudad de México para que informen del monto presupuestal para el ejercicio fiscal 2019 destinado para obras de drenaje, saneamiento de aguas y control de inundaciones, recuperación de agua de lluvias y abasto de agua.

Señaló que el sistema de drenaje de la Ciudad de México es uno de los más complejos que existen, fundamentalmente porque el agua se está sacando de la cuenca del Valle de México y también por las condiciones de hundimiento que se han generado, producto de la explotación del agua subterránea.

En la Ciudad de México cada año, la temporada de lluvias causa inundaciones, en ocasiones muy severas, señaló, pero hoy alcanza niveles alarmantes, sobre todo en alcaldías como Iztapalapa o Álvaro Obregón y cada vez afectan a otras como Cuauhtémoc o Miguel Hidalgo.

Subrayó que es fundamental elaborar un Plan Integral de Drenaje de la Ciudad de México, en el cual se precise la construcción del drenaje pluvial, así como la ejecución de las acciones básicas de atención a las zonas de encharcamientos, consistente en la instalación de 100 kilómetros de colectores en sustitución de los existentes.

También planteó impulsar un programa de mantenimiento del sistema de drenaje; de Atención al Sistema de Plantas de Bombeo; de seguridad de Presas de la Ciudad de México; Control de avenidas en la Cuenca alta; y un programa de pozos profundos para infiltración y recarga de los acuíferos.

El punto de acuerdo se envió a la Comisión de Zonas Metropolitanas y Movilidad.

A la propuesta se adhirió Nestora Salgado García, Víctor Manuel Castro Cosío, Félix Salgado Macedonio, Gricelda Valencia de la Mora, Américo Villarreal Anaya, Bertha Alicia Caraveo Camarena, Aníbal Ostoa Ortega, José Antonio Cruz Álvarez Lima, Delfina Gómez Álvarez y Rubén Rocha Moya del Grupo Parlamentario del Morena.

También Nuvia Magdalena Mayorga, Vanessa Rubio Márquez, Sylvana Beltrones Sánchez, Ángel García Yáñez del PRI. La senadora Patricia Mercado, Dante Delgado, Juan Quiñonez Ruiz, de Movimiento Ciudadano; Alejandra Lagunes Soto Ruíz del PVEM; Xóchitl Gálvez Ruiz del PAN; y todo el Grupo Parlamentario del Partido Encuentro Social.

GACETA DEL SENADO

Proposición de la Senadora Beatriz Paredes Rangel, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con punto de acuerdo que exhorta al gobierno de la Ciudad de México y a las instituciones competentes del Gobierno Federal a llevar a cabo y ejecutar los trabajos de infraestructura y operación, a fin de evitar las constantes y severas inundaciones que se presentan en la ciudad por las precipitaciones propias de la temporada de lluvias.

SE TURNÓ A LA COMISIÓN DE ZONAS METROPOLITANAS Y MOVILIDAD.


PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA
CÁMARA DE SENADORES
PRESENTE.-

BEATRIZ PAREDES RANGEL, SENADORA DE LA REPUBLICA, CON FUNDAMENTO EN LOS ARTÍCULOS 2° y 71 FRACCIÓN II DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, ASÍ COMO DE LOS ARTÍCULOS  8°, 1 FRACCIÓN II, 108 Y 276 DEL REGLAMENTO DEL SENADO DE LA REPÚBLICA, SOMETO A CONSIDERACIÓN DE ESTA SOBERANÍA, EL PRESENTE PUNTO DE ACUERDO DE URGENTE RESOLUCIÓN, PARA QUE RESPETUOSAMENTE:

 SE EXHORTE AL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO Y LAS INSTITUCIONES COMPETENTES DEL GOBIERNO FEDERAL, LLEVEN A CABO Y EJECUTEN LOS TRABAJOS DE INFRAESTRUCTURA Y OPERACIÒN A FIN DE EVITAR LAS CONSTANTES Y SEVERAS INUNDACIONES QUE SE PRESENTAN EN LA CIUDAD POR LAS PRECIPITACIONES PROPIAS DE LA TEMPORADA DE LLUVIAS, RECICLEN EL AGUA DE LLUVIA QUE CAE CAUSANDO ESTRAGOS, Y QUE CON ADECUADO TRATAMIENTO PUEDAN LLEGAR A SATISFACER LAS NECESIDADES DE AGUA PARA DIFERENTES USOS, TODO ELLO A TRAVES DE LAS OBRAS NECESARIAS QUE DERIVEN EN UN DRENAJE PLUVIAL PARA LA CIUDAD DE MÉXICO, Y EN LAS OBRAS NECESARIAS PARA EL TRATAMIENTO DE AGUA PROVENIENTE DE LAS LLUVIAS.

al tenor de los siguientes:

CONSIDERACIONES

ANTECEDENTES.

1.- La ciudad de México, rodeada por lagos, desde su Fundaciòn, ha corrido el riesgo de anegarse en ocasión de las avenidas de los ríos tributarios. La primera gran inundación de que tenemos noticia fue la de 1449: A los nueve años del reinado de Moctezuma -escribe Fray Juan de Torquemada, “crecieron tanto las aguas de esta laguna mexicana, que se anegó toda la ciudad, y andaban los moradores de ella en canoas y barquillos, sin saber qué remedio dar ni cómo defenderse de tan grande inundaciónNezahualcóyotl vino con presteza a México y trató con Moctezuma que el mejor y más eficaz re­ medio del reparo era hacer una cerca de madera y piedra que detuviese la fuerza de /as aguas, para que no llegasen a la ciudad. Con los vecinos, todos juntos comenzaron la obra de la albarrada vieja, que cierto fue hecho muy heroico y de corazones valerosos intentarlo, porque iba metido casi tres cuartos de legua el agua adentro, y en partes muy honda, y tenía de ancho más de cuatro brazos y de largo más de tres leguas. Estacárosla toda muy espesamente; y lo que más espanta es la brevedad con que se hizo, que parece que ni fue oída ni vista la obra, siendo las piedras con que se hizo todo de güijas muy grandes y pesadas y trayéndolas de más de tres y cuatro leguas de allí ; con que quedó la ciudad por entonces reparada , porque estorbó que el golpe de las aguas salobres no se encontrase con eso tras dulces, sobre que estaba fundada la ciudad

2.- Los conquistadores, que no habían presenciado aluviones, no respetaron el albarradón de Nezahualcóyotl que, según parece, iba del Tepeyac a la Sierra de Santa Catalina.   Durante el asedio a la Ciudad, le abrieron varios boquetes para dejar libre el paso de los bergantines construidos en el otro lado. Posteriormente aprovecharon sus materiales en la reconstrucción de Tenochtitlán. Fue 24 años después de la conquista que se notaron las consecuencias.

3.- En 1580 ocurriò una segunda inundació. El Virrey, Martín Enríquez de Almansa, convocó a notables e ingenieros. En esta junta se resolvió que se hiciera un desagüe a las lagunas que rodeaban a México. Se señaló como lugar a propósito los bajos de Huehuetoca, pero, habiendo cesado las lluvias y las aguas vuelto a su nivel, no se volvió a hablar del proyecto. En 1604 todo peligro parecía haber desaparecido.

4.-Oigamos nuevamente a Torquemada: “en 1605, he aquí la sorpresa,  vino tanta agua sobre esta ciudad que casi todo el suelo de ella anegó, sino fue en algunas pocas calles que estaban más altas que otras.  Fue la inundación y acometimiento del agua muy grande, y hubo calles que se pasaron en canoas, por haber subido mucho el agua en ellas, que turbó la ciudad y la puso en aprieto; y aunque el año siguiente por no ser muchas se fue secando, volvió luego dos años después a crecer el agua”.

5.- Dos años después se presentò otra grave inundación lo que llevò al Virrey Luis de Velasco hijo a encomendar a Enrico Martìnez la construcción de “un túnel que saliese de Nochistongo hacia el norte, fuese nueva: ya le habían sugerido Francisco Gudiel en ocasión de la inundación de 1553 y Claudia Arciniegas luego de ocurrida la siguiente; pero ahora Martínez la corrobora con un conjunto de datos y mediciones razonablemente precisos.” La obra consistìa en un tajo a cielo abierto de unos 6200 m de Zumpango a Huehuetoca, un túnel de 6,600 m de largo, 3.50 m de ancho y 4.20 m de alto, excavado por tramos, bajando por lumbreras y finalmente otro canal de 8,600 m, que llevarìa las aguas desde la salida del túnel hasta el río Tula. Sin embargo la obra ferozmente cuestionada.

6.- El Tajo de Nochistongo fue la primera salida artificial de la cuenca endorreica de México, construido de 1607 a 1789 para conducir las aguas del río Cuautitlán hacia el río Tula. Actualmente drena 30 m3/s de aguas pluviales y residuales colectadas por el Túnel Emisor Poniente.

7.- El segundo trabajo de drenaje fue el Gran Canal del Desagüe, que empezó a operar junto con el primer túnel de Tequixquiac desde 1900, con una capacidad de 17.5 m3/s. Este canal a cielo abierto fue la primera obra diseñada para drenar de manera sistemática las aguas residuales de la Ciudad de México y no sólo las pluviales. Posteriormente, se concluyó un nuevo túnel en Tequixquiac, el cual permitió añadir una capacidad de drenaje de 60 m3/s e incrementar el área bajo riego en la cuenca del río Tula. A esta capacidad de desalojo adicional se añadió un sistema de bombeo de 29 plantas locales, 49 en los pasos a desnivel y 10 para elevar las aguas residuales y pluviales de los colectores al canal del desagüe, al que se le construyeron muros de concreto para conducir gastos hasta de 150 m3/s.

8.- En 1956 se construyó la primera planta de tratamiento de aguas residuales en Chapultepec, posteriormente se construyó una obra de auxilio al Gran Canal y a la red de colectores: el Interceptor Poniente. Esta obra consta de varios túneles y un canal revestido que sigue el cauce del río Hondo hasta el Vaso de Cristo, donde desemboca, lo cual evitó que todos los torrentes de los arroyos del Poniente escurrieran sin control hacia la Ciudad, de ahí su denominación de Interceptor Poniente.

9.-En 1962 se concluyeron las obras de las presas: Totolica, Los Cuartos, El Sordo, las Ruinas y Madín, que regulaban algunos escurrimientos de la vertiente Poniente de la ciudad.Más tarde se incorporaron 12 km de túneles para captar las aguas de los ríos Tlalnepantla, San Javier y Tepotzotlán. Se prolongó la longitud del canal para conducir el agua hasta el río Cuautitlán, la laguna de Zumpango y el Tajo de Nochistongo. De esta manera, la construcción de 520 km de colectores requirió Los ríos entubados son: Churubusco, La Magdalena, San Ángel, Tequilasco, Barranca del Muerto, Mixcoac, La Piedad, Becerra, Tacubaya, Consulado, San Joaquín y Miramontes, y alcanzaban una longitud de 80 km sobre los que se construyeron vialidades para la circulación de automotores y transeúntes.

10.-Al suprimir el bombeo de la zona lacustre se disminuyó  el ritmo de los hundimientos de 30 – 50 cm/año al pasar a 10 – 15  cm/año. Aun así fue necesario construir tanques de tormenta, rectificar tuberías, colocar nuevos colectores o plantas de bombeo, según lo requiriera cada situación específica, para contrarrestar los efectos de la desnivelación en el sistema de alcantarillado alimentarlo de 2,900 km de atarjeas. Destacan el colector 15 con 20 km de longitud, drena la región noroeste de la Ciudad, siendo el más largo de la misma y el entubamiento de 20 km de la prolongación sur del Gran Canal conocido como Canal de Miramontes. Entre los km 0 y 7 del Gran Canal se construyeron y ampliaron plantas de bombeo.

11.-En 1965 se renivelaron los primeros 6.5 km de los bordos del Gran Canal del Desagüe, se entubó el río San Juan de Dios en Tlalpan, se construyó el colector Iztaccíhuatl y en Xochimilco se instaló un sistema de 98 km de alcantarillado separado, enviando las aguas residuales a la prolongación sur del canal del desagüe y las pluviales a los canales a que había sido reducido el antiguo lago de Xochimilco, para beneficio de las chinampas.

12.-En 1966 entubaron diversos canales que servían de colectores y se sobre elevaron los bordos del río Churubusco para compensar el hundimiento y seguir soportando su capacidad de conducción. Todas estas obras, sus rectificaciones y renivelaciones fueron indispensables pero también resultaron insuficientes.

13.- En 1967 se anunció una solución definitiva: si la ciudad estaba descendiendo, tenía que construirse un sistema de drenaje lo suficientemente seguro para que, por más que se hundiera la ciudad, jamás dejara de funcionar, siendo este el Drenaje Profundo.

 

DRENAJE PROFUNDO

La primera etapa de su desarrollo fue concluida en 1975 con la construcción del túnel del Emisor Central, el cual posee un diámetro de 6.50 metros, una longitud de 50 km, una capacidad de 200 m3/s y cuenta con lumbreras cuyas profundidades van desde 50 hasta 237 metros.

La función más importante del Emisor Central es conducir fuera de la cuenca del Valle de México las aguas del Sistema de Drenaje Profundo. Su trayecto inicia en Cuautepec, en la delegación Gustavo A. Madero, y su recorrido lo lleva a descargar en el río El Salto, a partir de donde las aguas son conducidas hasta la presa Requena y más adelante al río Tula y a la presa Endhó. Por un lado, esta última satisface las demandas de riego de la zona. Por otro, el río Tula es afluente del Moctezuma y éste a su vez del Pánuco, que descarga en el Golfo de México.

Al Emisor Central confluyen principalmente tres interceptores siguientes: Centro Poniente, Central y Oriente:

Actualmente el Sistema de Drenaje Profundo cuenta con 165. km de túneles en operación, siendo la tercera salida de desalojo de aguas residuales y pluviales fuera del valle. En los años posteriores y hasta el día de hoy, la cantidad de componentes que integran el Sistema de Drenaje Profundo se han incrementado de manera paulatina, lo cual muestra el compromiso por continuar la tarea de seguir aumentando la infraestructura de desagüe que permita satisfacer la demanda de una Ciudad en constante crecimiento. De igual manera, se han desarrollado obras de almacenamiento como la laguna Colorada en Texcoco y plantas de bombeo sobre el Gran Canal, que permiten desviar las aguas durante el estiaje hacia los túneles de Tequixquiac. Adicionalmente se cuenta con:

  • 2,368 kilómetros de red primaria;
  • 11,626 kilómetros de red secundaria;
  • 145 kilómetros de colectores marginales;
  • 198 plantas de bombeo y rebombeo, y
  • 78 estaciones para la medición en tiempo real de tirantes en componentes del sistema de drenaje

Plantas de Bombeo de Aguas Pluviales y Residuales

Las plantas de bombeo se encuentran en el Canal de Sales, con capacidad para bombear 10 m3/s de agua residual; en la laguna Casa Colorada, con capacidad para 20 m3/s; en el km 11+600 del Gran Canal, con capacidad para 21 m3/s, y en el área conocida como Vaso de Cristo, con capacidad para bombear 9 m3/s. Por la gran importancia que tienen, se destinaron cerca de 2,307 millones de pesos a la construcción de 15 plantas de bombeo de aguas negras y para la rehabilitación de 53 más, destacando entre los nuevos proyectos las plantas El Rosario en la delegación Azcapotzalco, la Indeco–Laguna en la delegación Iztapalapa y La Gitana y Tepantitlamilco en la delegación Tláhuac, con una capacidad conjunta de 9.55 m3/s.

De aquellas que han sido rehabilitadas pueden mencionarse las plantas de bombeo Gran Canal en el km 11+600, Casa Colorada, Canal de Sales y Vaso el Cristo, cuyos trabajos fueron realizados en coordinación con el Gobierno del Distrito Federal y los Gobiernos Federal y del Estado de México, permitiendo incrementar en 50 m3/s la capacidad del Gran Canal, así como aumentar la capacidad de regulación en el poniente y facilitar el aislamiento del Emisor Central para su mantenimiento y reparación, disminuyendo el riesgo de inundaciones y posibles afectaciones.

Sistemas de Monitoreo, Control y Supervisión en las Redes de Drenaje

Uno de los principales sistemas de monitoreo es el relacionado con la medición de precipitaciones pluviales en el Distrito Federal. La importancia de éste estriba en que la información que proporciona es utilizada como elemento de seguridad para la operación y control del sistema de drenaje de la Ciudad, así se considera como elemento fundamental en la prevención de desastres y con fines de planeación y tendencias para la determinación de requerimientos del drenaje de la ciudad.

Este sistema lo forman estaciones pluviográficas con capacidad de transmisión de datos vía radio, distribuidas en el Distrito Federal. Además, se cuenta con una estación de monitoreo computarizada en donde se recibe, proceso y difunde vía red electrónica la información.

En la estación de monitoreo se genera la siguiente información:

  • Lluvia acumulada del día en tiempo real;
  • Lluvia diaria;
  • Lluvia mensual;
  • Lluvia anual;
  • Intensidades máximas de lluvia por tormenta, desde 5 minutos hasta 24 horas;
  • Isoyetas acumuladas en tiempo real, diarias, mensuales y anuales, y Estadísticas de lluvia mensual mínima, media y máxima.

La información de lluvias se tiene por estación, delegación y Distrito Federal. La densidad de estaciones pluviográficas comprende tres zonas: la zona orográfica, urbana y rural, siendo más densa la primera y menos densa la última.

Este sistema entró en operación en el año de 1982. Al a fecha el SACMEX cuenta 60 estaciones de monitoreo a su cargo, localizadas en el Distrito Federal. Desde su puesta en operación se ha generado una base de datos histórica, misma que se utiliza para planificar la ampliación de la red de drenaje, así como para implementar las estrategias de control y manejo de transferencias de agua entre las diferentes líneas de drenaje (Drenaje Profundo, Río Churubusco, Gran Canal, colectores, interceptores, etc.).

  • Sistema de monitoreo en presas:

La situación geográfica del Distrito Federal y las elevadas precipitaciones pluviales que ocurren dentro y sus alrededores, obligan a la regulación de las avenidas pluviales mediante la utilización de presas y vasos reguladores, de otro modo el total de estas aguas tendría que ser manejado directamente en la red de drenaje en el momento en que ocurrieran las precipitaciones, para lo cual se requeriría una infraestructura mayor a la actual, excesivamente costosa y la mayor parte del tiempo sin operar. Por lo tanto, la estrategia que se ha optado es la de almacenar el agua durante las precipitaciones, espera a que la infraestructura de la red la desaloje de los sectores y cuando se recupere su capacidad vaciarla en presas y vasos reguladores lo más pronto posible, para estar en condiciones de recibir subsecuentes precipitaciones.

Bajo el esquema de la estrategia planteada el monitoreo de los niveles de las presas y vasos reguladores es de gran importancia y pasa a convertirse en un aspecto de seguridad, ya que los tiempos y movimientos en la operación de la red de drenaje deben basarse en dicha información, para hacer los desalojos en forma segura y oportuna.

  • Sistema de monitoreo en el Drenaje Profundo:

Las mediciones en el Drenaje Profundo revisten una complejidad extrema debido a las dimensiones de los túneles y sus profundidades. Aspectos como la velocidad del agua y basura que arrastra dificultan la selección de instrumentos y prácticamente imposibilitan las mediciones con equipo convencional.

CONCLUSIONES

Como puede observarse, el sistema de drenaje de la Ciudad de México es uno de los más complejos que existen, fundamentalmente porque se está sacando de la cuenca del Valle de México el agua generada durante los períodos de lluvia y derivado también de las condiciones de hundimiento que se han generado en el mismo Valle, producto de la explotación del agua subterránea. Esta situación ha generado problemáticas del desalojo del agua de la Ciudad por el trabajo en contrapendiente de la infraestructura disponible.

En la Ciudad de México cada año, la temporada de lluvias causa inundaciones, en ocasiones muy severas. Este problema ha sido recurrente desde la época de los aztecas pero hoy alcanza niveles de frecuencia alarmantes en alcaldías como las de Iztapalapa o Álvaro Obregón y cada vez afectan a otras como Cuauhtémoc o Miguel Hidalgo.

Condiciones combinadas que generan una situación de grandes dificultades del manejo del sistema de drenaje de la Ciudad de México, pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • Redensificación de la Ciudad de México
  • Mayor superficie de vialidades
  • Hundimiento por sobreexplotación de acuíferos
  • Manejo inadecuado de los residuos sólidos pero, sobre todo, por:
  • Mantenimientos insuficientes a las redes de drenaje
  • Falta de inversión en el sistema de drenaje

RECOMENDACIONES

El riesgo de inundaciones en la Ciudad de México, se puede mitigar a través de las siguientes acciones a las que prioritariamente deben de asignárseles recursos multianuales:

  • Elaboración del Plan Integral de Drenaje de la Ciudad de México, en este planteamiento deberá precisarse la construcción del drenaje pluvial. Con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el planteamiento del plan integral de drenaje está en proceso de licitación.
  • Ejecución de las acciones básicas de atención a las zonas de encharcamientos de la ciudad de México, consistente en la instalación de 100 kilómetros de colectores en sustitución de los existentes.
  • Programa de mantenimiento del sistema de drenaje.
  • Programa de Atención al Sistema de Plantas de Bombeo.
  • Programa de seguridad de Presas de la Ciudad de México.
  • Control de avenidas en la Cuenca alta y un programa de pozos profundos para infiltración y recarga del acuífero.
  • Programas de reciclamiento de agua de lluvias.

POR LO ANTERIORMENTE EXPUESTO, SOMETO A LA CONSIDERACIÓN DE ESTA SOBERANÍA LOS SIGUIENTES PUNTOS DE ACUERDO

  • Túrnese a la Comisión de Zonas Metropolitanas y Movilidad, con el propósito que, en coordinación con la Comisión de Ciencia y Tecnología, se realice un Seminario de expertos que analicen la problemática del abasto suficiente de agua en la Ciudad de México, la superación de las inundaciones y el reciclamiento del agua de lluvia en la Ciudad de México. A este Seminario se podrá convocar a las autoridades involucradas en el tema y sus conclusiones se presentarán en el Senado de la República.
  • Solicítese a la H. Cámara de Diputados, y a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México para que informen a esta Soberanía el monto presupuestal para el ejercicio del 2019, para obras de drenaje, saneamiento de aguas y otros, vinculados con el control de inundaciones y recuperación de agua de lluvias; así como para garantizar el abasto de agua.
  • Comuníquese a las autoridades de la Ciudad de México, sobre los temas a tratar, y en su oportunidad hágaseles llegar las conclusiones del Seminario.

BEATRIZ PAREDES

SENADORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *